Muere abogado penalista

QUEBRADA DEL OSO

 En la madrugada de ayer fue encontrado el cuerpo sin vida de Ovidio Salgar, importante abogado penalista de la capital. Ultimado con un tiro de escopeta que le destrozó la cara, Salgar fue descubierto en el humedal del Oso por dos alumnos del colegio Kaz de Mori, que se encontraban en ese momento evadidos del plantel, según informó el director de la institución. “Nosotros le aseguramos que el resto de nuestros alumnos son reconocidos por su buena conducta”, aseguró el educador. Dicen las autoridades que el crimen fue perpetrado por una secta satánica que utiliza masa encefálica humana en extraños rituales clandestinos, cuyo nombre se desconoce. “En la escena del crimen no encontramos ningún rastro del cerebro. Es posible que los criminales hayan ultimado al difunto en otro sitio, y que luego depositaran el cadáver aquí en el humedal”, dijo el capitán Lalinde.

Adolescencia truncada

 

En horas de la madrugada, en zona exclusiva del norte de la ciudad, fueron hallados los cuerpos sin vida de tres adolescentes entre los trece y diez y seis años de edad. Las versiones describen los actos de una banda internacional dedicada al tráfico de niños conocida como el HYCHA MA, cuyos miembros habrían irrumpido en la lujosa residencia del barrio Las Acacias con la intención de secuestrar a los menores. Las autoridades especulan que el atroz crimen se debió a que las víctimas opusieron resistencia, puesto que en sus cuerpos fueron halladas múltiples heridas de defensa, además de evidentes signos de tortura.

La imagen dantesca que se halló en la escena dejó perplejos a los agentes de policía, que llegaron al lugar tras recibir varias llamadas de los vecinos quejándose del mal olor y de la retahíla de los cuatro robots de servicio doméstico hallados en el jardín. Los criminales infanticidas habrían celebrado rituales satánicos con los jóvenes, a juzgar por las heridas de cuchillo en partes concretas del cuerpo, como pechos, nalgas, orejas, cuellos y narices, entre otras. La tesis de los peritos también se apoya en que los cuerpos fueron encontrados en medio de extraños montículos similares a altares de sacrificio. Los siniestros hechos, que involucran brujería y sadismo, llevan a pensar que el HYCHA MA se ha emparentado con algunas de las pandillas locales, pero las investigaciones en curso aún no arrojan datos en concreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

La Serpiente: animal rastrero de dos cabezas / Por Juan Ernesto Valle

 

No quiere esta columna solazarse en crudas descripciones. Baste decir que nos indigna y aterra la muerte de los tres hijos de Mateo Schell Sasuátegui, el famoso guionista y realizador que nos ha entretenido durante tantos años con sus trabajos en la pantalla chica. El motivo de mis letras es otro.

La prensa oficial, indebidamente manejada por la Policía Nacional, ha dicho que el crimen lo perpetró un brazo de la conocida banda internacional HYCHA MA, relacionado con alguna pandilla juvenil dedicada a la magia negra. ¡Qué pobres argumentos tiene esta institución para cubrir la identidad de los verdaderos criminales! ¡Qué poco respeto por una opinión pública que ya está harta de mentiras e insensatez! En realidad, los asesinos pertenecen al grupo terrorista La Serpiente, integrado y financiado por varios miembros de la misma policía que intentan silenciar la voz de quienes luchan por desenmascararlos. Como su torpeza y cobardía no los deja librar una guerra digna, recurren al terror y a la sevicia. Lo de los cuerpos mutilados en altares al demonio es una farsa, un montaje para aterrorizar a la población con una supuesta ola de secuestros e infanticidios. Es mejor esperar a que los miembros honestos de la policía, a la cabeza de ellos el General Chacón, realicen las investigaciones que corresponden, y que le pongan coto a la prensa oficial, que en los últimos días no ha dado muestras de buen periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Daphne Ruhz: un corte y pegue plástico / por Carmen Cristo Sánchez

He visto varias veces la obra de la artista Daphne Ruhz, y cada vez es lo mismo: mareo, ganas de vomitar, de agarrar al primero que pase y preguntarle si ve lo mismo que yo, y comprobar que no estoy loca, que no tengo alucinaciones. No sé qué pensar del mundo curatorial capitalino, y de hecho nacional, cuando veo que las mejores galerías se prestan para semejante burlesque. La obra de la Ruhz no sólo carece totalmente de unidad sino que redunda sobre sí misma como un disco rayado. Los mismos triángulos verdes y rosados de plástico y los taches metaleros que pretenden pasar por novedosas formas estéticas en una obra que parece sufrir de narcisismo crónico. Siempre se trata de lo mismo, de lánguidas modelos que no saben desfilar, de claroscuros trillados y malas adaptaciones de escenografías de viejas películas alemanas. O de la misma Ruhz, que destruye el poco relato que hay en sus obras con esa fastidiosa necesidad de exponer su punto de vista, como si estuviera justificándose todo el tiempo, o como si quisiera vender su imagen a través de personajes y formas que pierden personalidad y consistencia bajo el peso de tantos alambres retorcidos y tuercas oxidadas.

¿Hasta cuándo estos seudo artistas van a desangrar los libros de ensayo y filosofía para edificar sus ridículas interpretaciones de lo que no entienden ni por un segundo? A veces pienso que la Ruhz arranca pedazos de las páginas y las va pegando como le da la gana sobre una cartulina arrugada estéticamente. Como si la sugerencia de los pensadores contemporáneos fuera la de realizar colchas de retazos o asquear a la academia con espumarajos de colores estridentes. Pero la mayoría de las veces ni siquiera se trata de interpretaciones serias de uno u otro autor sino de especulaciones basadas en vergonzosas investigaciones de enciclopedia e Internet. Sus supuestas denuncias políticas no son más que la repetición formal de las típicas reacciones de una izquierda trasnochada y pasada por musiquillas melodramáticas que en los años ochenta ambientaban los cuchitriles de estudiantes marihuaneros.

Otra cosa que lastima al ojo es esa actitud criminal contra la estética y las proporciones. Es norma entre los nuevos artistas oponerse a la armonía, a las proporciones áureas, a la estética de lo bello. Sin embargo, una cosa es romper los esquemas, y otra muy distinta lo que hace Ruhz, enceguecida por su sed de protagonismo y escándalo ante las cámaras y la opinión pública. Como una habitante falsa de los tugurios, la Ruhz se excede en usos malogrados de las estéticas populares. Los suyos no son pastiches ni parodias sardónicas sino inventarios mal apilados de lo que bien puede registrar en su grabadora mientras viaja de incógnito, bien acompañada por sus asistentes gorilas, en los buses del servicio público que le exhiben la ciudad como una vitrina de curiosidades, pues la supuesta artista de la calle ni siquiera se baja en las estaciones y paraderos. Para ella, la ciudad, y eso se nota en su obra, es como una atracción al estilo de Disney World Park, a bordo de un vagón de montaña rusa sin mayores sobresaltos. Sin embargo, su inventario no solo se limita al mundo real que percibe desde su cómoda y bien custodiada posición a bordo del bus urbano. La niña bien de las artes plásticas recurre con demasiada frecuencia a los clichés y lugares comunes de las telenovelas y dramatizados que se exhiben como espejos del sentir popular.

Podríamos decir que la Ruhz es la artista del corte y pegue, hija bastarda y rechazada de los antiguos artistas que no vacila en fusilar desde que entra hasta que sale de la galería, fingiendo esa falsa locura prepotente que mal atribuyen los resúmenes sobre arte y literatura a los artistas de principios del siglo. Esperemos que en lo sucesivo las galerías sean más estrictas al momento de elegir a sus galeristas, y que los curadores afinen su vista y buen gusto, si no quieren que el arte nacional se vaya definitivamente por las cloacas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Marlon Vegaz: de la actuación al arte

GAFAYa todos conocemos al actor Marlon Vegaz; él nos ha sorprendido con sus personajes de telenovela como Fabiano, en El pecado de la diosa, o como Rodrigo San Juan, el sensible y ardoroso capitán de La rosa en el pedregal, aquel seriado sobre nuestra guerra de Independencia dirigido por el hoy extinto director Arnold Sáchica. Podríamos seguir recordando los increíbles e inolvidables personajes que ha caracterizado este maravilloso actor colombiano, como el gracioso Mateito en la telenovela de EcuaTerra Doña Margarita penas,  que lo lanzó al estrellato internacional. Sin embargo, este magnífico actor nos tenía oculto otro de sus incomparables talentos: resulta que el multifacético Marlon también se expresa a través de las artes plásticas.

Desde hace cinco años viene desarrollando su obra con diversos materiales extraídos de su mundo cotidiano, con el fin de decir lo que siente y piensa sobre la vida, el amor y la política.

 

¿Cómo es eso de que también eres artista?

Pues sí, ya desde muy niño, en el colegio, descubrí que me gustaba canalizar mis sentimientos a través de materiales como la plastilina y el barro. Más tarde, un día que vi a mi abuelo paterno trabajando en la forja de hierro donde fabricaba hermosos candelabros y adornos para regalarle a la familia, descubrí que también me gustaba eso de soldar y darle forma a los metales.

 

Pero lo tuyo es más como el trabajo con cosas ya hechas. Cuéntanos cómo llegaste a eso de transformar televisores y lámparas en esculturas.

Bueno, eso fue leyendo sobre el tema en un libro que me regaló una novia que tenía. Me di cuenta de que eran muchas las cosas que se podían decir sobre la sociedad si aprendía a manipular sus artefactos.

 

¿Y cómo haces para dividirte entre la actuación y el arte?

Pues entre actuación y actuación, tengo algún tiempo libre para dedicarle a mi segundo amor. Para eso compré una pequeña casa campesina en Sesquilé. Allá me encierro, me pongo la ruana, y me caliento con una buena agua de panela mientras llega la inspiración.

 

¿Y estás preparando algo especial para esta temporada?

Claro. Como a mí me toca tanto el tema de la violencia y la intolerancia, mi próximo trabajo denunciará el uso de armas en menores de edad. Me conmueve mucho ver que niños de escasos nueve y diez años estén usando armas de fuego para herir y matar a otros. De solo pensarlo se me pone la piel de gallina. Por eso he logrado que la policía y el ejército me donen algunas armas obsoletas o inservibles. La idea es realizar con ese material varias esculturas e instalaciones que pongan a reflexionar a la gente sobre el mal uso de la fuerza.

 

¿No te da un poco de miedo denunciar ese tipo de cosas?

Creo que el verdadero artista debe estar dispuesto a arriesgarse por lo que cree. En todo caso, no creo ser tan bueno como para despertar el interés de los chicos malos.

 

¿Qué habrá de nuevo en la pantalla chica?

De eso no podemos hablar todavía. Sólo te adelanto que será una bomba de mar y palmeras. Y cierro la boca (risas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Seguridad Ciudadana: ¿Nueva especie en peligro de extinción? / María Rúgula de Ángel

Es ya demasiado visible el deterioro de la Seguridad Ciudadana y la Convivencia en nuestra ciudad y sus vecindades. El hampa se ha diversificado y especializado de manera tal que ya no existen palabras en el diccionario para definirla. Sin embargo, parece que todo se puede resolver a punta de siglas: BACRULIS, PARGUERNARC, TRAQUGUERRCONGRES, ALCALPIEDRIM, y otras más que no resalto por no tener espacio en el papel. Como estamos en el país de las letras –no solo somos del Sagrado Corazón- creemos que podemos dominarlo todo con palabras. Si se trata de un vago, degenerado por las drogas y la pereza patológica, se dice, so pena de ser lapidado por los activistas, habitante de calle, habitante en estado de calle, nómade urbano disperso, nómade urbano en posibilidad de calle, nómade urbano en habitación sin cielorraso… y así.

En cuanto a crímenes y criminales, las opciones confunden. Ya no sabemos si estamos en la post-guerra, en conflicto armado, en guerra civil, en post conflicto, en guerra contra el narcotráfico… Si un muchachito de quince años nos rompe el vidrio del carro con una punta de bujía, resulta que no se trata de un hamponcito, de un atracador sin vergüenza sino de un menor infractor. La palabra infractor ya me resulta ambigua. ¿Acaso están a la misma altura el que hace un giro en U prohibido y el que apuñala quince veces a una mujer por robarle el celular? ¿No es un criminal peligroso el muchachito que asesina a sueldo o extorsiona a sus compañeros en el colegio? No, para este tipo de antisocial están reservadas expresiones como víctima de las circunstancias, menor traumado por maltrato intrafamiliar, joven o jovencita en estado de crisis nerviosa por causa de los videojuegos y las películas de acción…

Por otro lado, estas víctimas del mundo moderno están muy conscientes de su situación. Cuando los agarran con las manos en la masa, que los he visto a montones, enarbolan la piedra y le gritan en la cara al policía: ¡Qué va, pirobo, yo soy menor de edad, no pueden hacerme nada!, y se acabó. El policía debe guardar su arma, y dejar que el pobre muchacho confundido, víctima de los adultos irresponsables, se salga con la suya y siga haciendo vandalismo porque ganó su equipo de fútbol favorito.

Así que entre BACRULIS, PARGUERNARC, TRAQUGUERRCONGRES, ALCALPIEDRIM y menores infractores nuestra buena sociedad se está yendo al traste. ¿Cómo nos vamos a defender los buenos ciudadanos? ¿Qué debemos pensar cuando entre los arsenales de armas ilegales que se decomisan se encuentran números incalculables de caucheras, bodoqueras, bolitas de cristal y otros objetos típicos de jóvenes y adolescentes? ¿Acaso no está claro que todos andan muy bien armados contra la buena moral y las buenas costumbres? Como padres de familia no podemos estar tranquilos si sabemos que nuestros hijos negocian con oscuros traficantes en garitos cucarachientos. He sabido de algunos que hasta venden sus cuerpos por una buena bodoquera con mira laser. Y para qué hablar sobre lo que hacen por una cauchera con munición de cristal. En mi época esas bolitas eran para jugar lo que llamábamos pikis. Quién diría que con el tiempo se iban a convertir en armas letales.

Esta violencia que sufrimos, tan cotidiana como el sánduche de queso, debe ser motivo de gran alerta entre autoridades y ciudadanía. Todos juntos, alertas y dispuestos a ir más allá de las denuncias, podemos desinflar las estadísticas. Las pérdidas humanas, económicas y culturales deben ser el timbre de alarma que despierte a la comunidad en general. ¿Acaso queremos una ciudad futura dominada por el mal que corrompe el desarrollo y torna los sueños en pesadillas? Yo le digo “no” a la impunidad y a las malas normas basadas en blanduras mochileras. No a la impunidad y a la psicología de la condescendencia. No basta con prohibir las armas de fuego, de PVC y banda elástica. Mano dura a los criminales, y a llamarlos por su justo nombre, en castellano correcto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Se decomisa inmenso arsenal: niños y niñas, nuevas víctimas del flagelo

Gracias a las increíbles habilidades de la Nueva Fuerza de Búsqueda y Ataque, el fin de semana pasado salió de las calles uno de los arsenales más grandes de que se haya tenido noticia en lo que va corrido del año.

Lo que más llamó la atención de las autoridades fue el hecho de que los criminales habían escondido las armas en las cunas de sus propios hijos e hijas menores de edad. En los diferentes puntos residenciales de la zona urbana que se barrió, se encontraron armas y municiones hasta en los pañales de los niños(ñas).

Estos hallazgos traen con los pelos de punta a las autoridades y a las ONG´s dedicadas a la reinvención del idioma español. Su preocupación se basa en el hecho de que ahora van a tener que crear una nueva terminología para referirse a este tipo de casos, pues el hecho de decir, por ejemplo, fue encontrada una pistola calibre cuarenta y cinco (45) entre los pañales de una recién nacida menor de edad (para los investigadores no existe ninguna redundancia), trae implicaciones sexistas y acarrea comportamientos negativos hacia este tipo de menor(a), tal como lo dijo para este medio la investigadora Inti Tatay de Bleackerman.

Los arsenales encontrados en la zona urbana (barrio La Hormiga II, La finca IV y Rosadela Central Primera Etapa) iban a ser vendidos a los grupos ilegales que operan en la ciudad. Gracias a las operaciones de ultraofensiva de la Nueva Fuerza de Búsqueda y Ataque se han desvertebrado casi doscientas (200) de estas organizaciones criminales, pero aún hay mucho por hacer.

Entre el armamento incautado se encontraron cuatrocientas (400) granadas de fragmentación, setenta mil (70.000) mal llamadas minas quiebra-patas (se prefiere llamarlas “minas anti-persona”, o como sugiere la investigadora Bleackerman, artefactos incorrectos para ancianos, ancianas mujeros, mujeres, niños, niñas, jóvenes y jovencitas. Se excluye la palabra hombre, por ser de carácter sexista y por generar actitudes denigrantes como el fanatismo deportivo), nueve mil (9000) fusiles AK 47, y un número incalculable de caucheras, bodoqueras, canicas, tapas metálicas de gaseosa, y latas de pintura en aerosol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De tour por la zona roja


Paparazzi descubre a la joven artista Daphne Ruhz entrando a un bar en zona marginal de la ciudad     

    El fotógrafo de farándula Nicolás Cabrera descubrió a la talentosa artista Daphne Ruhz entrando a un bar del centro de la ciudad. La artista iba acompañada por un extraño y apuesto sujeto que lucía como agente del FBI de los años sesenta, mientras ella vestía un conjunto de su última colección:  chaqueta roja con grandes hombreras y lentejuelas, camiseta blanca de Robot Boy, pantalones de cuero negro muy ajustados, y zapatos de charol con tacones de acero. La polémica y rebelde artista sorprendió a todos luciendo una gargantilla de oro con una cobra de jade y cuarzo amarillo, y una candonga en el ombligo, también de oro, de la que colgaba (boca abajo) una cruz incrustada de esmeraldas y diamantes. Como siempre, la Ruhz llevaba los párpados excesivamente maquillados, y un lunar postizo en la mejilla izquierda.

La indigencia se muda a los puentes

 

Un paisaje de basura y escombros es lo que a diario deben ver los habitantes del barrio San Juan Bautista Esclavo, en la Localidad 6 de la ciudad. Esta situación se debe a que el puente que comunica la avenida con la única calle de acceso se ha llenado de inquilinos indeseables que hacen de las suyas a cualquier hora del día. Se trata de por lo menos cincuenta (50) indigentes que habitan los bajos del puente e intimidan a los habitantes que no tienen otras rutas para llegar a sus hogares.

“Y no es que la comunidad esté pidiendo la activación de un escuadrón de limpieza social. Nosotros sólo le pedimos al señor Alcalde Local que arregle sus diferencias con la policía y que actúe de una vez por todas”, dijo un vocero de los vecinos. El mismo ciudadano, que pidió omitir su nombre, asegura que desde principio de año los indigentes se han tomado el puente y han convertido la zona en un sopladero de droga. En lo que va corrido del año se cuentan setenta y ocho (78) atracos, cincuenta y seis (56) violaciones, y doscientas setenta mil (270.000) deposiciones fecales diarias a todo lo largo de las aceras.

Sin embargo, la periodista Alejandra Mc Bright de Righter, directora de la fundación Héroes de la Noche, asegura que todo se debe a un montaje de la comunidad para atacar al grupo “que no hace más que sobrevivir al horrendo modo de vida que la sociedad le ha impuesto”.

La periodista Mc Bright es reconocida en el medio académico y periodístico por defender a estos grupos sociales que en los últimos veinte años se han venido multiplicando en la ciudad, según estadísticas realizadas por la RTPC. El Alcalde Local, por su parte, alega que “no es cierto que se hayan multiplicado estos grupos, y que la comunidad debería preocuparse más por los ladrones de cuello blanco que habitan en los corredores de Palacio”. Mientras tanto, este medio pudo comprobar que en la zona el mal olor provocado por el excremento y el bazuco (que supuestamente es consumido por los habitantes de calle allí reunidos) resulta en realidad nauseabundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Ya no más borrachos en nuestras aceras / Por don Goyo Correcto.

 

¿Hasta cuándo los ciudadanos de bien tendremos que soportar los abusos de esos que llaman disque “Establecimientos de Comercio” cuando en realidad sólo se trata de centros clandestinos del vicio y la perdición?
Y es que no sólo se realizan toda clase de lenocinios al interior de esos disque “Conjuntos de Bienes Organizados para Realizar los fines de la Empresa”, sino que las actividades de vagancia también se llevan a cabo en las calles y aceras cercanas, perturbando el sueño de las familias que habitamos el sector. La ley es clara al respecto, y prohíbe “cualquier actividad que no sea la de exclusiva residencia en el sector y barrios destinados para ese fin y para ningún otro diferente al estipulado expresa o implícitamente en el Código de Policía en sus artículos y parágrafos relativos al uso y cuidado de espacios públicos y/o destinados al recreo cuando nunca a la venta de licores y bebidas embriagantes, más aún cuando se trata de zonas residenciales que pueden contar con espacios de recreo como parques, ciclorutas…”. No podemos tolerar que nuestra juventud se siga degradando en tal forma bajo la influencia de esos criminales solapados que disfrazan sus chicherías y estancos de establecimientos comerciales en donde se expenden todo tipo de drogas y bebidas energéticas que nos devuelven a nuestros hijos totalmente fuera de control y sobrestimulados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>